Atrapada entre coche y andén, sale gracias a otros viajeros

Cuando una voz anónima anuncia en el Metro el retraso del próximo tren, una sintonía de suspiros resuena al son de malhumorados reojos.

Medio andén mira la hora en sus muñecas; el otro medio la comprueba en sus teléfonos móviles. “Llego tarde y me jode.”

 

Reacción en masa

Señores viajeros, disculpen la espera, una pasajera ha quedado atrapada entre coche y andén. Reanudaremos el trayecto en cuanto solucionemos el incidente.

Algo así debió de comunicar este lunes la correspondiente voz anónima de la estación japonesa JR Minami-Urawa (Tokyo).

Cuando llegó a su parada y se disponía a abandonar el tren, en plena hora punta, una mujer de unos 30 años quedó inmovilizada en los pocos centímetros que separaban su vagón del suelo.

Inmediatamente después de la transmisión de lo ocurrido por parte de la compañía, los viajeros, uno tras otro, comenzaron a abandonar los vagones para empujarlos y ayudar así a la pasajera.

A los 8 minutos el tren estaba de nuevo en marcha. Y ella, gracias al resto, perfecta.


Lección en masa

Algunos mirarían de nuevo sus móviles y sus relojes cuando, tarde, llegasen por fin a trabajar, pero apuesto a que “jodió” algo menos cuando pensaron en el regalo en forma de minutos que acababan de hacerle a una desconocida.

Hoy me lo creo un poquito más que ayer: hay suspiros de enojo susceptibles de convertirse en suspiros de alivio… 

Y eso que era lunes.

 

[Fuente y foto: www.huffingtonpost.com / metro.co.uk]

Tags: , , , , , , , ,

Author:María de la Cruz Valdemoro

No comments yet.

Leave a Reply