Malas experiencias en hoteles: No dejes hacer a los demás lo que no quieres que te dejen hacer a ti

Aprovechando que estamos en pleno período de reclamaciones post-viaje por un par de malas experiencias que tuvimos en Malta este pasado septiembre, procedemos a hacer la anti-recomendación del hotel en el que allí nos alojamos.

A menudo nos construimos, y compartimos con otros, una buena o mala opinión de un hotel basándonos únicamente en la experiencia que nosotros y nuestros ombligos nos trajimos de vuelta a casa. Sabemos que eso no es ni estadístico, ni justo, ni riguroso, ni determinante… pero no hay experiencia más fiel a la realidad que la propia para situarnos ante otra persona y decirle: “te lo recomiendo” o “ni se te ocurra”. Y que esa persona se fíe de ti porque tú sabes de lo que hablas.

 

hotel_problema_ducha

En nuestro hotel, si querías ducharte… podías esperar sentado [foto: www.sxc.hu]

Nuestro hotel de Malta, Club Salina Wharf, nos trajo más de un quebradero de cabeza en nuestro viaje.

No pudimos ducharnos en nuestra habitación hasta el quinto día. El agua que salía de los grifos ardía. Jugaron con nuestra paciencia invitándonos una y otra vez a esperar a que lo arreglaran y asegurándonos después que (error) ya estaba arreglado. Desfilamos en toalla por el hotel hasta llegar hasta las únicas duchas que nos ofrecieron: las de la recepción y las de la piscina.

Eso por no mencionar (anecdótico pero surrealista) que al principio de nuestra estancia solo podíamos encender la luz de uno de los baños si los vecinos de la habitación contigua mantenían su tarjeta depositada en la ranura de la electricidad correspondiente. Lo arreglaron pronto así que en este caso el problema casi nos ocasionó más risa que rabia.

Lo del agua… eso sí nos hizo desesperar más de un día y más de dos. Cinco, para ser exactos, pues no fue hasta el quinto día cuando lo solucionaron.

 

Somos jóvenes, no idiotas.

Como tal, nos hemos alojado en otras ocasiones en hostales de mala muerte, campings, habitaciones múltiples de baños compartidos… Pero una cosa es que puedas dormir en cualquier parte y otra que tengas que tolerar cualquier cosa.

Si pagas un precio reducido por un hotel muy modesto, asumes de otra forma las imperfecciones. Si se trata de un hotel del que esperas algo más, emerge la rabia.

quejas_hoteles_reclamaciones_webs_opiniones

A veces tememos quejarnos de más y tragamos por no resultar pijoteras. No olvidemos que estamos pagando por un servicio y que, por tanto, merecemos recibirlo según lo pactado. Si no es así, (que puede pasar porque aquí nadie ni nada es perfecto) lo mínimo es que te ofrezcan soluciones alternativas.

 

hotel_salina_wharf_fotos_piscina_opinion

Hotel Club Salina Wharf, Malta / Foto: María de la Cruz Valdemoro

Como no las había, nos prometimos reclamar a la vuelta y dejar constancia de lo ocurrido en buscadores y webs con opiniones. Esta mañana hemos enviado la reclamación a la empresa de multipropiedad con la que viajamos.

Y aquí, en Zoover, una página que recopila opiniones de viajeros, acabamos de dejar nuestra primera anti-recomendación, que puedes leer tú y que esperamos que lean futuros turistas en Malta.

 

Si fue todo casual, una mala impresión fruto de circunstancias desfavorables unidas en un tiempo y en un lugar (Salina Wharf, Malta) sentimos haber protagonizado esa coincidencia… pero esa fue nuestra experiencia y esa es la experiencia que no queremos que tenga nadie más.

 

Cuando un hotel te traiga algún mal recuerdo que te gustaría ahorrarle a otros viajeros, no está de más compartirlo en este tipo de webs. Será un minuto de tu tiempo que habrías agradecido que alguien te hubiese dedicado a ti para prevenir… Que en cuestión de hoteles también es mejor que curar 😉

Opinemos desaconsejando lo malo y opinemos también recomendando lo bueno, ¡por supuesto!

Tags: , , , ,

Author:María de la Cruz Valdemoro

No comments yet.

Leave a Reply